,

Cómo eliminar los Malos Hábitos Ocultos y sustituirlos por buenos

La mayoría de la gente se esfuerza por mejorar día a día en muchos aspectos de nuestra vida. Los Geeks no íbamos a ser menos, de hecho, gracias a nuestro interés por saber como funcionan las cosas, podemos conseguir resultados muy buenos aplicando nuestros conocimientos a mejorar nuestra vida y la de los demás. Por este motivo inauguro esta serie de posts sobre diversos aspectos del ser humano que nos pueden ayudar a ser mejores personas y a optimizar y sacar todo el partido de nuestras vidas.

Malos Hábitos Ocultos

Los Malos Hábitos Ocultos:

Todos, en mayor o en menor medida tenemos malos hábitos, muchos de los cuales no somos conscientes (Conducir deprisa), otros de los que somos conscientes y queremos eliminar (No comer sano), y por último, malos hábitos de los que somos conscientes pero no hacemos nada por cambiarlos (Procrastinar).

En este artículo trataremos específicamente los primeros, los malos hábitos de los que no somos conscientes, ya que estos son los más difíciles de resolver pero a su vez los que mejores resultados nos pueden ofrecer, sobretodo si los sustituimos con buenos hábitos.

Dentro de los malos hábitos ocultos debemos diferenciar entre hábitos que no tienen un gran impacto en nuestra vida (Comerse las uñas) y hábitos ocultos que afectan a nuestras relaciones con otros y por tanto influyen de forma activa e importante en nuestra vida.

Hábitos y sus Características:

Pero para poder identificar esos malos hábitos, antes debemos definir claramente lo que es un hábito y sus características:

  1. Los hábitos son acciones que hacemos de forma automática e inconscientemente: Cuando nos duchamos, lo hacemos de forma autómata, pensando en otras cosas que no tienen nada que ver con la ducha, como por ejemplo en que ropa nos pondremos después. Nuestra mente no se centra en la ducha en sí porque es un hábito que hace de forma automática.
  2. Los hábitos no tienen carga emocional: Cuando una acción se hace de forma inconsciente o automática, apenas hay emociones involucradas en ella. Pensad en esa canción que nos impacta la primera vez que la escuchamos pero que al repetirla una y otra vez empieza a cansarnos.
  3. Los hábitos tienen un contexto específico: Un hábito sea bueno o malo, suele accionarse por un contexto en particular, ya sea un lugar específico, una hora del día o un estado emocional. Si nuestro mal hábito es abusar de las salsas, es más probable que lo hagamos en casa que cuando salimos a cenar por ahí, ya que al haber más gente (Nuevo contexto), seremos más conscientes de lo que estamos haciendo. Lo mismo pasa al conducir al trabajo o a un sitio rutinario o al hacer un viaje a un lugar nuevo. En el primero seremos autómatas y en el segundo estaremos constantemente pendiente de las señales e indicaciones.

Cómo encontrar los malos hábitos ocultos:

A primera vista, los malos hábitos en los que la gente suele pensar son acciones como fumar, comer muchos dulces, no hacer suficiente deporte… Claro que estos malos hábitos no son desconocidos u ocultos, los malos hábitos ocultos de los que nosotros hablamos son aquellos que afectan directamente a aspectos de nuestra vida pero no somos conscientes de ellos.

Malos Hábitos InterPersonales

Pensad en vuestro comportamiento con otros y en las relaciones con otras personas. A veces nos enfadamos o nos tomamos muy a pecho algo que otra persona ha hecho inconscientemente, eso hace que empecemos a pensar mal, a desconfiar y a criticar más a esa persona, algo que a la larga puede hacer que esa relación con esa persona acabe incluso mal. Es en nuestra forma de relacionarnos con otros donde escondemos muchos de estos malos hábitos ocultos.

Para descubrirlos debemos hacer un ejercicio de auto-observación activa, debemos pensar en los momentos en los que nos ha pasado lo anterior y que acciones han disparado esa respuesta. A veces es difícil mirarnos a nosotros mismos de forma crítica, pero si lo conseguimos descubriremos patrones que nos ayudarán a identificar dichos malos hábitos ocultos. Debemos analizar lo que dijimos, lo que nos dijeron, como lo hicimos o como reaccionamos.

De esta manera podemos descubrir por ejemplo que cuando una persona está hablando de ella sobre un tema, tendemos en lugar de escucharla atentamente, hablar sobre nuestras experiencias con ese tema cortando a la otra persona o sin dejarla terminar. Otro ejemplo puede ser cuando en lugar de disfrutar de una actividad con otra persona, estamos pendientes de sus fallos u acciones para poder corregirlos o criticarlos.

Solucionando los Malos Hábitos ocultos y sustituyéndolos por buenos:

La auto-observación y la auto-crítica activa son elementos esenciales para identificar los malos hábitos ocultos, pero para eliminarlos necesitaremos coraje y honestidad para aceptar que tenemos esos malos hábitos y que queremos erradicarlos.

Malos Hábitos Presión

Una vez identificado el disparador (Trigger) del mal hábito oculto, deberemos trabajar en eliminarlo o en no reaccionar como lo hacíamos antes.  Pero no debemos quedarnos ahí, dejar de hacer una mala acción o eliminar un mal hábito es un paso, pero la mejor forma de eliminarlo es sustituirlo por otro hábito o reacción positiva, debemos pensar en la forma correcta de reaccionar cuando el disparador del mal hábito tenga lugar para sustituirlo por la reacción correcta.

Un buen ejemplo es la clásica situación en la que tenemos poco tiempo y mucha presión para entregar un trabajo a tiempo (trigger). El mal hábito en este caso suele ser buscar escusas por las que no podemos realizar el trabajo a tiempo. Esta mentalidad negativa hay que detectarla y sustituirla por una positiva. En el ejemplo del trabajo, lo ideal si estamos bajo mucha presión puede ser realizar una actividad que nos relaje o nos guste para compensar esa presión, de manera que al retomar el trabajo tengamos una actitud más motivadora y positiva.

De esta manera, empezaremos a meter un buen hábito donde antes teníamos uno del que no éramos conscientes y cada vez que tengamos que presentar algo a tiempo, en lugar de estresarnos y ponernos limitaciones, realicemos esa actividad relajante que sabemos que nos despeja y podamos trabajar mejor.

Consejos para eliminar los malos hábitos ocultos:

Además de todo lo anterior, siempre podemos usar algunos consejos extra para que nos sea más fácil detectar los malos hábitos ocultos y eliminarlos. Por ejemplo, siempre será más fácil enfrentarnos a ellos en esos buenos días que todos tenemos en los que estamos cargados de energía y buenos propósitos. Debemos aprovechar estos días para adelantarnos y preparar el terreno para cuando los malos hábitos puedan aparecer.

Malos Hábitos Trabajo

También es de mucha utilidad involucrar a alguien en el cambio y no hacerlo solo, tener a una persona cercana que cuando aparezca el contexto que dispara el mal hábito, nos dé un toque de atención y nos lo recuerde. Rodearse de gente proactiva y de confianza que te ayude a identificar situaciones en las que actuamos mal y no somos conscientes, de ahí la importancia de unos buenos amigos.

Por último recomendar hacer pequeños cambios en lugar de grandes cambios. Los pequeños cambios son más fáciles de implementar y de ceñirse a ellos que los grandes cambios. Si vas a empezar a hacer deporte no puedes pasar del sofá a hacer deporte 6 días a la semana de forma intensa, acabarás quemado y desilusionado. Es mejor empezar a andar unos minutos al día e ir incrementando mediante pequeñas acciones.

Si tienes problemas para identificar tus malos hábitos ocultos, te dejo a continuación un listado de situaciones y reacciones típicas de los malos hábitos ocultos:

  • Ver solo las limitaciones o lado malo de las cosas.
  • No encontrar suficiente motivación.
  • Procrastinar o centrarse en acciones menores para no enfrentarse a una meta mayor.
  • El miedo a equivocarse o cometer errores.
  • Comenzar muchas cosas a la vez y con fuerza y no terminarlas.
  • No analizar o planear lo suficiente.
  • Planear las cosas demasiado sin ejecutar ninguna acción.
  • No tener clara la meta u objetivo.
  • Bloquearse frente a obstáculos.
  • Criticar demasiado a los demás.
  • No ser empático o ponernos en el lugar de otros.

Qué te parece?

0 puntos
Voto positivo Downvote

Votos totales: 0

Votos positivos: 0

Porcentaje de votos positivos: 0.000000%

Votos Negativos: 0

Porcentaje de Votos Negativos: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *